Diversos estudios han demostrado que los espacios que tienen madera favorecen la salud del sistema inmune junto con la prevención del cáncer. El arquitecto Oliver Jones, experto en estrategias que favorecen el bienestar, destaca la importancia de utilizar materiales naturales y no dejar de lado el diseño de los espacios al momento de desarrollar edificios en el área de la salud.

El no considerar el diseño y elegir materiales que pueden favorecen los productos sintéticos más baratos en vez de aquellos naturales, son dos de los mayores desafíos que, de acuerdo al experto en el desarrollo de métricas y estrategias de diseño de bienestar en proyectos arquitectónicos, Oliver G.F. Jones, se interponen en el diseño de construcciones sustentables.

-¿Dónde ves el mayor desafío al diseñar y construir edificios para la salud que sean sustentables?

En el contexto de la construcción de edificios sustentables, el desafío más grande que enfrenta el sector de la construcción del Reino Unido es aumentar la conciencia general y la comprensión del bienestar y construir a lo largo de la cadena de suministro, para que todas las partes comprendan las implicaciones físicas y mentales de sus decisiones. Las decisiones de diseño menos importantes y las malas elecciones de materiales, que a menudo favorecen los productos sintéticos más baratos que los materiales naturales, son dos de los mayores desafíos que se interponen en el diseño de este tipo de estructuras. También debemos ser conscientes de evitar la complacencia y las trampas que a veces pueden presentar los estándares comerciales y la certificación.

En los últimos 36 meses ha habido un aumento en la evolución de la salud y del bienestar en todo el sector de la construcción del Reino Unido, de hecho, nunca he recibido tantas consultas relacionadas con las estrategias de diseño de esos ámbitos. Muchas empresas se comprometen con estándares estadounidenses y sistemas de certificación como Fitwell o WELL Building.

Aunque generalmente aplaudo cualquier avance en conocimiento y aplicación de bienestar en el sector de la arquitectura y la construcción, pondría atención si se confía sólo en los estándares comerciales y en los métodos de certificación para avanzar en el conocimiento del bienestar y la aceptación en nuestro sector, debemos evitar caer en la tick-box culture cuando se trata de bienestar. Sin embargo, estos estándares han demostrado ser muy valiosos en la sensibilización y la exposición del mismo y el impacto que la construcción deficiente y el diseño del entorno tienen sobre nuestra salud.

En caso de ser exitosas, éstas últimas deberían garantizar que la seguridad y protección sean un enfoque central desde el comienzo y que se tomen medidas para una transición sin inconvenientes. El bienestar debe considerarse desde el comienzo de un proyecto y convertirse en un principio central del esquema, convirtiéndose en un elemento continuo, activo y en evolución dentro del ciclo de vida de los edificios, no sólo como un proceso de evaluación retrospectiva intermitente.

Necesitamos trabajar con el gobierno y con la industria para generar conciencia y comprensión en general en el área del bienestar y la construcción de edificios para la salud, destacando el posible ahorro de costos para nuestra infraestructura sanitaria nacional. Todas las partes en el proceso de edificación deben estar más conscientes de las implicaciones en salud física y mental que pueden generar las decisiones de diseño y el impacto de los materiales. Debemos ser muy conscientes de que nuestras decisiones como industria no solo tienen un efecto científicamente comprobado tanto en nuestra salud física como mental, sino en el aprendizaje, el desarrollo del adolescente, la recuperación del paciente, la productividad y los niveles generales de felicidad.

-¿Cuáles son los beneficios de los materiales de construcción naturales en el diseño y arquitectura de edificios para la salud?

Junto con el renacimiento en el bienestar y en el diseño de edificios para la salud, estamos experimentando avances igualmente positivos en los campos de diseño biofílico: aquel que incorpora la naturaleza para aprovechar la afinidad humana y para crear beneficios en la salud. Junto con eso promover una infraestructura verde y azul: tradicionalmente considerada a un nivel más amplio de planificación y diseño urbano, entrega evidencia cuantitativa respecto a los beneficios en salud y ahorros de costos relacionados por conectar, aumentar e incorporar zonas verdes (parques, bosques, etc.) y azules (lagos, ríos, costas, etc.) en nuestros diseños de edificios y de espacios.

Los efectos negativos de la contaminación del aire son bien conocidos, lo que la mayoría de la gente no reconoce es que también estamos sufriendo una epidemia de problemas de salud causados por la mala calidad del aire al interior.

La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos señaló que los ambientes interiores son de 2 a 5 veces más tóxicos que nuestros espacios al aire libre. Considerando que gastamos en promedio más del 90% de nuestras vidas en los primeros, esto debería ser motivo de preocupación, pero aún usamos productos sintéticos que no contienen compuestos orgánicos volátiles (COV) a pesar de décadas de investigación que los vinculan con cáncer, enfermedades cardíacas y pulmonares.

La gente desconoce, en gran medida, que los productos de limpieza y nuestro capricho con desodorizar el aire utilizando aerosoles, que emiten continuamente altos niveles de VOC, pueden aumentar el riesgo de cáncer. Por lo tanto, defiendo el uso de materiales naturales en todos los diseños de edificios para la salud, en la arquitectura sanitaria, la educación, el lugar de trabajo y el diseño residencial.

Entonces, ¿cómo contrarrestar esta epidemia? Bueno, los médicos escoceses han comenzado recientemente a escribir “recetas verdes”, una receta no farmacéutica introducida por el gobierno japonés en los años ochenta conocida como Shinrin Yoku, literalmente traducida como “baño en el bosque” o una caminata lenta y consciente en el bosque. Entre 2004 y 2012 el gobierno nipón gastó $4 millones de dólares estudiando sus efectos fisiológicos y psicológicos. Los estudios mostraron que la exposición a aceites esenciales de madera que están en el aire y a un compuesto llamado fitoncidio causó un aumento significativo en la producción y actividad de las células asesinas naturales en el sistema inmune. Estas células proporcionan respuestas rápidas a las células infectadas con virus y se asocian con la salud del sistema inmune y la prevención del cáncer.

-¿Cuáles son sus recomendaciones para los edificios de cuidado de la salud en el futuro?

Mis recomendaciones son simples. En última instancia, estamos creando edificios para las personas, así que asegúrense de tener una estrategia de diseño de bienestar bien desarrollada que lo sitúe en el centro de todas las decisiones de diseño y de materiales. Reorienten la noción de valor del ahorro monetario a corto plazo durante la construcción y enfaticen el reconocimiento del valor comercial de mantener el enfoque en el bienestar de los usuarios, tiempos de recuperación más rápidos, aprendizaje mejorado, aumento de la productividad y el ausentismo reducido son solo algunas de las muchas ventajas, a largo plazo, de valorar los materiales naturales y las estrategias de diseño centradas en el bienestar de las personas. Y finalmente, elijan siempre materiales naturales y luz natural sobre alternativas sintéticas, porque los costos ocultos en salud física y mental, que continúan apareciendo superan ampliamente el ahorro económico percibido.

La próxima gran área de mejora será en diseño residencial. En colaboración con los arquitectos internacionales de Ryder Architecture ya hemos convocado una alianza de empresas multinacionales e interdisciplinarias para comenzar un proyecto internacional para repensar el diseño residencial y la planificación que presentaré en la conferencia Velux Healthy Buildings en Bruselas, en septiembre.

Acerca de Oliver G.F. Jones

El Dr. Oliver G.F Jones es el Líder del Programa de Arquitectura en la Universidad de Northumbria, Reino Unido. Su experiencia en investigación y consultoría radica en el desarrollo de métricas y estrategias de diseño de bienestar. Es un embajador activo para la investigación y la innovación en todo el sector de la construcción del Reino Unido y miembro del Grupo Asesor de Expertos de Historic England.